Tipos de incontinencia

La comprensión la hace más llevadera

Más de 6 millones de personas en España sufren incontinencia, de modo que si te preocupa la pérdida de orina, has de saber que no estás solo/a. No obstante, saber qué tipo de incontinencia padeces es tal vez el primer paso importante para encontrar el tratamiento correcto. Tu médico entonces podrá aconsejarte sobre las opciones que existen para tu tipo específico de incontinencia.

Esta sección resume todos los tipos de incontinencia, sus causas y sus posibles tratamientos.

Existen seis tipos de incontinencia

  • De urgencia – la incontinencia de urgencia se da principalmente cuando la necesidad de orinar aparece de forma tan repentina que a veces no te da tiempo a llegar al baño.
  • Por rebosamiento – la incontinencia por rebosamiento ocurre cuando el cuerpo tiene dificultades para expulsar la orina, lo que provoca que la vejiga esté constantemente llena y, por lo tanto, se produzcan los escapes.
  • De esfuerzo – la incontinencia de esfuerzo es el tipo de incontinencia urinaria más frecuente, y ocurre cuando al reír, estornudar, toser o levantar objetos pesados se ejerce una presión extra sobre la vejiga.
  • Funcional – la incontinencia funcional no se debe a problemas de vejiga, sino a problemas físicos que impiden llegar al baño a tiempo.
  • Intestinal – la incontinencia intestinal (incontinencia fecal) puede darse en hombres y mujeres. Esencialmente es una pérdida involuntaria de heces debido a un control deficiente del intestino.
  • Enuresis – la enuresis (pérdida de orina mientras se duerme) puede darse tras un episodio de estrés, una infección del tracto urinario, como efecto secundario de algún medicamento o como resultado de una enfermedad.

Una vez que tengas una idea bastante clara del tipo de incontinencia que sufres, tu médico puede recomendarte diferentes tratamientos, incluyendo:

  • Ejercicios para el suelo pélvico (o de Kegel)
  • Entrenamiento de la vejiga
  • Cambios en el estilo de vida
  • Medicamentos
  • Cirugía
  • Material de ayuda para la incontinencia

La buena noticia es que la incontinencia es un problema muy común, por lo que no estás solo. Lo importante es consultar a tu médico lo antes posible para saber qué ocurre en tu organismo, y después informarte sobre la mejor forma de atajar o reducir tu incontinencia.