¿Quieres hacernos alguna pregunta?

  • › ¿Qué es la incontinencia urinaria?

    Incontinencia urinaria es el término médico que denomina la “pérdida involuntaria de orina”. Es muy común, y tanto hombres como mujeres son susceptibles de padecerla. De hecho, se calcula que más de 6 millones de personas en España sufren incontinencia, así que no te sientas solo/a. ¿Qué es la incontinencia urinaria?

  • › ¿Puedo ir a nadar con DEPEND®?

    No, por desgracia, en este momento no tenemos productos que puedas usar en la piscina. No obstante, si buscas en internet, encontrarás muchas prendas apropiadas para ir a nadar.

  • › ¿Cada cuánto tiempo debo cambiar mi producto DEPEND®?

    Depende de ti y de las veces que lo necesites a lo largo del día. No obstante, los productos Depend® utilizan polímeros superabsorbentes (PSA) para garantizar que resisten varias micciones de cantidades variables.

  • › ¿Se pueden lavar los productos DEPEND®?

    No. Aunque los productos Depend® están fabricados para resistir varias micciones de cantidades variables mientras los llevas, están diseñados para un solo uso. Debes desecharlos después de cada uso, y no deben lavarse para su reutilización.

  • › ¿Puedo probar DEPEND® antes de comprarlo?

    Sí, puedes pedir una muestra gratis en esta misma web.

  • › ¿La menopausia afecta al control de la vejiga?

    Sí, puede afectar. Durante y tras el proceso de la menopausia, los niveles de las hormonas femeninas llamadas estrógenos caen de forma significativa. Además de controlar los periodos menstruales y los cambios corporales durante el embarazo, los estrógenos ayudan a mantener sanas la vejiga y la uretra. La escasez de estrógenos puede provocar que los músculos pélvicos responsables del control de la vejiga se debiliten, lo que puede dar lugar a la incontinencia.

  • › ¿Qué es la glándula prostática?

    La próstata es una pequeña glándula del hombre que forma parte del sistema reproductor. Tiene más o menos la forma y el tamaño de una nuez. La próstata se encuentra bajo la vejiga y delante del recto. Rodea parte de la uretra, el conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior. La próstata ayuda a producir el semen, que transporta el esperma desde los testículos cuando un hombre eyacula.

  • › ¿Cuáles son los problemas de próstata más habituales?

    Los problemas de próstata que puede padecer un hombre incluyen:

    • Prostatitis, que es una infección (normalmente bacteriana) que puede tratarse con antibióticos.
    • Aumento del tamaño de la glándula prostática. La próstata aumenta de tamaño en casi todos los hombres con el paso de los años. En algunos casos, este aumento puede convertirse en algo problemático: la hiperplasia benigna de próstata (o HBP). Es un problema común que afecta a más del 50% de los hombres de 60 años, y que puede tratarse de muchas formas distintas. Dependiendo de la agudeza de los síntomas, la HBP se puede controlar mediante cambios en el estilo de vida, la medicación o la cirugía y, algunos de estos tratamientos, en particular la cirugía, puede provocar episodios de incontinencia.
    • Cáncer de próstata. Corresponde a la formación de un tumor maligno en la próstata que podría extenderse por el cuerpo y causar graves problemas de salud. Aunque a nivel mundial es el segundo cáncer más diagnosticado en el hombre (por detrás del cáncer de pulmón), en Europa es, desde hace unos años, el primero en número de diagnósticos. 
  • › ¿Cómo puedo mantener la próstata sana?

    Hay varias cosas que puedes hacer para mejorar la salud de tu próstata, por ejemplo:

    • Vigila tu dieta. Los hombres que toman al menos cinco raciones de fruta y verduras al día tienen menos riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer, incluido el cáncer de próstata.
    • Mantente activo. Se recomienda practicar ejercicio durante al menos 30 minutos al día.
    • Hazte un reconocimiento anual. No te saltes el reconocimiento médico ningún año para que, si se da el caso, puedan detectar el cáncer de próstata y otros problemas de salud de forma temprana.
  • › ¿Por qué los tratamientos del cáncer de próstata provocan incontinencia urinaria?

    La glándula prostática rodea la uretra. Una próstata que ha aumentado de tamaño puede obstruir la uretra, de modo que un hombre con este problema puede sufrir retención de orina u otros problemas relacionados con la micción. La extirpación de la próstata mediante cirugía o su eliminación mediante radiación (tanto por rayo externo como por implantes de semillas radiactivas) trastoca la forma en que la vejiga retiene la orina, pudiendo provocar las pérdidas. La radiación puede disminuir la capacidad de la vejiga y causar espasmos que fuercen la salida de la orina. La cirugía puede, a veces, dañar también los nervios que ayudan a controlar la función de control de la vejiga. 

  • › ¿Cómo debo desechar los productos DEPEND® que he usado?

    Los productos de la marca Depend® están diseñados para ser utilizados una vez y después ser desechados en una bolsa u otro tipo de contenedor de basura. Por favor, no los arrojes al inodoro. 

  • › ¿Cómo están fabricados los productos DEPEND®?

    Los productos Depend® contienen un fino protector hecho de polímeros superabsorbentes (PSA) que retiene la humedad y la mantiene alejada de la piel. No contiene látex ni lociones o fragancias.

  • › ¿Tenéis productos específicos para hombre y para mujer o son unisex?

    Fabricamos los dos tipos de productos Depend®. Dado que hombres y mujeres tienen necesidades distintas, hemos diseñado algunos productos de manera específica para cada género, y algunos otros que son aptos para ambos sexos. Usa nuestro buscador de productos para encontrar el que mejor se adapta a tus necesidades.

  • › ¿Qué provoca la incontinencia urinaria?

    Existen muchas causas de incontinencia urinaria. Algunas incluyen debilidad de los músculos vesicales, complicaciones derivadas de intervenciones quirúrgicas, derrames cerebrales o enfermedades crónicas como la diabetes, la esclerosis múltiple (EM) y el Parkinson. Otras enfermedades que afectan a los nervios de la vejiga o la espina dorsal también pueden ser causa de incontinencia urinaria. Además, las mujeres pueden sufrirla debido al embarazo, el parto, la histerectomía, y los hombres por problemas prostáticos.

  • › ¿Cómo funciona la vejiga?

    Tu cuerpo almacena orina en la vejiga. Durante la micción, los músculos de la vejiga se contraen para desplazar la orina hasta la uretra (un conducto que se encuentra bajo la vejiga). Al mismo tiempo, los músculos que rodean la uretra se relajan y dejan pasar la orina. La incontinencia ocurre cuando la orina sale de la vejiga y de la uretra sin que la persona sea capaz de controlarlo.

  • › ¿Hay distintos tipos de incontinencia?

    Sí, hay cuatro categorías principales: la incontinencia de esfuerzo, la incontinencia de urgencia, la incontinencia por rebosamiento y la incontinencia funcional.

  • › ¿Puedo hacer algo para controlar mi incontinencia?

    Puedes tomar varias medidas simples: 

    • Orinar con regularidad y no retrasar la evacuación intestinal.
    • Vigilar la ingesta de líquidos. Bebe, al menos, seis o siete vasos (de ¼ de litro) de agua al día para mantener tu vejiga sana. Cuando bebes menos agua, la orina es más concentrada y puede irritar las paredes de la uretra y la vejiga.
    • Presta atención a tu dieta. Muchos alimentos, como la cafeína, el alcohol, los ácidos (como los tomates y los cítricos), el chocolate, los edulcorantes artificiales, las especias picantes y las bebidas carbonatadas pueden irritar la vejiga. Dedica un tiempo a averiguar qué alimentos y bebidas desencadenan tus pérdidas de orina y elimínalos de tu dieta.
    • Ten en cuenta el factor peso. Una pérdida de entre el 5% y el 10% de peso puede ayudar a aliviar la presión que se ejerce sobre tu vejiga y los músculos que la rodean, y ayuda a controlar la incontinencia.
    • Ejercita los músculos del suelo pélvico (ejercicios de Kegel) para fortalecer los músculos que contribuyen a controlar la micción.
  • › Si tengo incontinencia urinaria, ¿debo ir a ver a mi médico?

    Sí, y no hay por qué sentir vergüenza alguna, ya que tu médico está muy familiarizado con la situación. Antes de ir, es buena idea llevar un diario sobre cuánto líquido bebes y cuándo lo haces, con qué frecuencia orinas, cuándo ocurre la incontinencia y bajo qué circunstancias (haciendo ejercicio, levantando algo pesado, riendo, tosiendo o estornudando). Si te da vergüenza o te cuesta hablar con tu médico, escribe tus preguntas en casa antes de ir a la consulta. Puedes incluso ensayarlas en voz alta cuando estés solo/a. Esto hará que te resulte más fácil hacerlas durante tu cita médica. Aquí tienes algunas preguntas que puedes tener en cuenta: 

    • ¿Puede provocar pérdidas de orina lo que como o lo que bebo?
    • ¿Los medicamentos que tomo pueden causar pérdidas de orina?
    • ¿En qué consisten los tratamientos para recuperar el control de la vejiga? ¿Cuál es el mejor para mí?

    Recuerda que bajo atención médica la incontinencia puede tratarse y posiblemente curarse. Incluso si el tratamiento no tiene un éxito completo, una cuidadosa gestión puede ayudarte a sentir más tranquilidad y seguridad.

  • › ¿Cuál es la mejor protección contra las pérdidas de orina?

    Depend® cuenta con muchos productos específicamente diseñados para proteger tanto a mujeres como a hombres. Están fabricados de polímeros superabsorbentes (SAP) para que puedan absorber más fluidos y evitar el olor. Y gracias a su nuevo diseño, te sentirás como si llevaras ropa interior 

  • › ¿Cómo puedo controlar la incontinencia en el trabajo?
    • Utiliza el producto de incontinencia más adecuado. Las soluciones actuales para la incontinencia, como los productos Depend®, usan polímeros superabsorbentes (SAP) que retienen la orina y aguantan más fluido, de modo que protegen más. Tenemos una amplia gama de diseños, tallas y niveles de absorción creada para adaptarse a tus necesidades y a tu estilo de vida. Utiliza nuestro buscador de productos para encontrar el que más te conviene.
    • Evita la cafeína o el agua. La cafeína presente en el café lo convierte en una bebida diurética, lo que aumenta la necesidad de ir al baño.
    • Ejercita los músculos del suelo pélvico (ejercicios de Kegel). Puedes hacerlos discretamente sin que nadie lo sepa, incluso en una reunión.
  • › Llevo una vida bastante activa. ¿Tenéis alguna sugerencia para cuando tenga que cambiarme sobre la marcha?

    Sí. Aquí tienes algunas ideas, cosas sencillas que puedes hacer para asegurarte de estar siempre preparado, sin importar dónde estés.

    • Lleva un repuesto contigo. Nuestros productos son lo bastante discretos como para llevarlos en la cartera o en un bolsillo.
    • Ten a mano bolsas de plástico para desecharlos. 
    • Lleva un par de recambios “de emergencia” en la guantera del coche.
    • Lleva siempre una bolsa de deportes llena de cosas básicas en el maletero.
    • Establece un horario para cambiarte de forma regular
    • Localiza dónde están los baños con antelación, sobre todo en los lugares que visitas frecuentemente. Planificar con tiempo marca la diferencia.
  • › ¿Qué puedo hacer para tratar mi incontinencia urinaria después de la operación de cáncer de próstata?

    Puedes hacer muchas cosas, grandes y pequeñas, para que mejoren tus síntomas después de una operación de cáncer de próstata, incluyendo: 

    • Ejercicios para el suelo pélvico. Existe una serie de ejercicios muy conocida, los ejercicios de Kegel, que fortalece los músculos que contraes cuando tratas de detener la orina en mitad de la micción. Estos ejercicios pueden combinarse con programas de biofeedback, que te ayudan a entrenar esos músculos aún mejor.
    • Cuidados de apoyo. Este tratamiento incluye modificar comportamientos, como beber menos líquidos, evitar la cafeína, el alcohol o las especias y no beber a la hora de irse a la cama. Se recomienda orinar con regularidad y no esperar hasta el último momento para hacerlo. Algunas personas mejoran su control urinario al perder peso. Los cuidados de apoyo también suponen cambiar medicaciones que afectan a la incontinencia.
    • Medicación. Ciertos medicamentos pueden aumentar la capacidad de la vejiga y disminuir la frecuencia de la micción. 
    • Electroestimulación neuromuscular. Este tratamiento se usa para reentrenar y fortalecer los músculos urinarios debilitados y mejorar el control de la vejiga. Consiste en la inserción de una sonda en el ano y en la aplicación de corriente a un nivel por debajo del umbral del dolor, provocando una contracción. Se indica al paciente que contraiga los músculos cuando la corriente esté pasando, y después de la contracción, se desconecta la corriente.
    • Cirugía, inyecciones y dispositivos. Existen varias técnicas que pueden mejorar las funciones de la vejiga, por ejemplo:
    • Esfínter artificial. Este dispositivo, que controla el paciente, se compone de tres partes: una bomba, un globo regulador de presión y un brazalete que rodea la uretra y evita que la orina se escape. El uso de este esfínter artificial puede curar o mejorar en gran medida a más del 70%-80% de los pacientes.
    • Cabestrillo bulbouretral. Para algunos tipos de pérdidas se puede usar una eslinga. Una eslinga es un dispositivo que se usa para mantener la uretra en suspensión y comprimirla. Se fabrica con material sintético o de los tejidos del propio paciente, y se usa para crear la compresión uretral necesaria para conseguir el control de la vejiga.
    • Otros tipos de cirugía. Tu médico también podría realizar otra intervención quirúrgica que ha funcionado en algunos casos. Consiste en colocar anillos de goma en el extremo de la vejiga para ayudar a contener la orina.