Causes of incontinence

Causas de la incontinencia

Causas de la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es una condición muy común que sufren millones de adultos en todo el mundo. Por lo general se define como la pérdida involuntaria de orina, y puede presentarse de distintas formas. La pérdida de orina puede ser ligera, solo de unas gotas, o, en algunos casos, puede ser bastante abundante.

Causas de incontinencia urinaria o fecal

  • Infección renal: una infección renal no tratada de la manera adecuada puede causar lesiones permanentes en los riñones, o hacer que las bacterias se extiendan por el torrente sanguíneo y causar una infección mucho más grave.
  • Prolapso uterino: el prolapso uterino es un problema femenino frecuente por el que uno o más de los órganos pélvicos pierde su soporte y caen hacia el útero.
  • Síndrome del intestino irritable (SII): el SII es un trastorno funcional a largo plazo que produce dolor recurrente o molestias en el abdomen y que altera los hábitos intestinales.
  • Vejiga pequeña: cuando alguien dice que tiene “la vejiga pequeña”, lo que le ocurre en realidad es que tienen una vejiga hiperactiva.
  • Retención urinaria: la retención urinaria puede afectar a cualquiera, aunque son más susceptibles a ella los hombres de 50 y 60 años, principalmente debido al aumento de tamaño de la próstata.
  • Infección en el tracto urinario: una infección en el tracto urinario puede presentarse por sí sola en cualquier punto del sistema urinario, que está compuesto por los riñones, el uréter, la vejiga y la uretra.
  • Cáncer de vejiga: el cáncer de vejiga afecta tanto a hombres como a mujeres, y se desarrolla cuando las células del interior de la vejiga sufren un crecimiento anómalo que hace que se multipliquen y se dividan de manera incontrolada.
  • Infección de vejiga: también conocida como cistitis, aparece cuando la bacteria E. coli entra en el organismo, infecta la orina e inflama la pared interna de la vejiga.
  • Vejiga dolorosa: también conocida como Síndrome de la Vejiga Dolorosa (SVD), es una dolencia común atribuida a trastornos como infecciones en el tracto urinario, cálculos renales, la enfermedad de Crohn o incluso el cáncer de vejiga.

Algunas personas pueden notar que pierden algunas gotas de orina al reír, toser, estornudar o ejercer presión sobre la vejiga, como por ejemplo levantando objetos pesados. Hay a quien le ocurre incluso cuando hace ejercicio. Esta es la llamada “incontinencia de esfuerzo”. 

Otras personas sufren la denominada “incontinencia de urgencia”, por la que sienten una repentina y urgente necesidad de orinar antes de que puedan llegar al baño. La vejiga te engaña haciéndote creer que está llena, cuando la mayoría de las veces no lo está en realidad.

Muchas personas pueden tener incluso simultáneamente los síntomas de estos dos tipos de incontinencia. Esto es lo que se denomina “incontinencia mixta”.

La incontinencia por rebosamiento implica el “desbordamiento” de la vejiga al no ser capaz de vaciarla debido a una obstrucción en la propia vejiga o porque algo ejerce presión sobre el esfínter urinario (normalmente la próstata en el caso de los hombres).

Existen otras formas de incontinencia, incluyendo la incontinencia funcional, la incontinencia transitoria (o temporal) y la incontinencia total.

¿Cuáles son las principales causas de incontinencia urinaria?

Las mujeres tienen el doble de probabilidades de sufrir incontinencia urinaria que los hombres. Esto puede deberse al embarazo, el parto y la menopausia, que tienen un efecto debilitador de los músculos del suelo pélvico de la mujer y del tejido de apoyo. Por desgracia, al cabo de un tiempo, tienden a perder tono, y el resultado es la pérdida involuntaria de orina.

En los hombres, la próstata tiende a causar estragos en la vejiga y es la culpable habitual. Sin embargo, tanto hombres como mujeres pueden llegar a sufrir incontinencia debido a ciertos medicamentos, por daños neurológicos, malformaciones congénitas, derrames cerebrales, esclerosis múltiple y problemas físicos que forman parte del proceso de envejecimiento. 

Pero hay muchas otras causas de incontinencia urinaria que deben tenerse en consideración. La mayoría de ellas están relacionadas con órganos del tracto urinario, y pueden ir desde infecciones en la vejiga, los riñones o el propio tracto urinario hasta problemas más graves como el prolapso, el aumento de tamaño de la próstata o incluso el cáncer de vejiga.

Kimberly-Clark no garantiza ni manifiesta la integridad o la precisión de la información. Esta información deber ser utilizada exclusivamente como guía, y no debe ser tomada como sustituto de consultas médicas u otros consejos profesionales sobre salud.